“Huele a sicariato de quien ocupaba el puesto, que hoy ocupa mi hija” Papá de enfermera apuñalada suelta todo lo que sabe.

“Huele a sicariato de quien ocupaba el puesto, que hoy ocupa mi hija” Papá de enfermera apuñalada suelta todo lo que sabe.

Patricio Álvarez, papá de la enfermera atacada ayer en Las Condes, entregó nuevos detalles de homicidio frustrado sufrido ayer por su hija. El progenitor insistió en sus denuncias de amenazas y señaló que aquí “huele a sicariato”.

La situación ocurrió ayer cuando Pola Álvarez (32) salía de su turno de la Clínica Cordillera y se dirigió a pie hasta su casa ubicada a pocas cuadras. Cuando llegaba al domicilio, fue apuñalada 11 veces.

La profesional está fuera de riesgo vital, ya que se dirigió rápidamente al recinto asistencial donde fue intervenida.

El papá de la enfermera señaló al matinal Contigo en la mañana de Chilevisión que “la historia se remonta a hace un par de meses, donde efectivamente mi hija sufrió amenazas por parte de personal que trabajaba en la clínica”.

Según señaló, su hija llevaba tres años trabajando en la clínica, pero las amenazas comenzaron cuando le entregaron nuevas atribuciones en el área de Urgencias. Ahí empezó a recibir mensajes de WhatsApp y Facebook, llamados y algunos dichos cara a cara.

 

 

“Empezaron con el típico empujón, cuando estaban comiendo en el casino de la clínica le daban vuelta la comida, o estaban en una operación de urgencia y le sacaban la mascarilla de un tirón”, relató.

Álvarez añadió que “esta semana, una de las personas que trabajaba con ella, le dijo que no se preocupara, que ella iba a cuidar de sus hijos y eso fue bastante duro para nosotros. Le pedí que hablara con el fiscal de la clínica, con su jefa directa y que hicieran una denuncia, cosa que no hicieron”.

A renglón seguido, señaló que en el momento del ataque la enfermera vio a dos personas en moto en la entrada de su pasaje.

“Ella se da cuenta de que en el teléfono celular estaba su foto. Claramente, la estaban esperando”, declaró.

Fue así como Pola Álvarez fue atacada por uno de los sujetos, el que la apuñaló once veces en distintas partes del rostro, el tórax y las extremidades.

Inclusive, Patricio Álvarez señaló que ninguna puñalada generó daño en zonas vitales de su cuerpo y que incluso una de las heridas estuvo a un centímetro del corazón.

“Huele a un sicariato… Aquí no había robo, iban a asesinarla”, indicó.

Finalmente, aseguró que la persona que antes ocupaba el cargo que su hija, y que era protagonista de las amenazas, debía firmar su finiquito el lunes pasado, pero no llegó y presentó una licencia médica. “Todo indica que por ahí viene la mano”, cerró.

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.